domingo, 16 de agosto de 2009

Alumnos


El ver a los alumnos que fuimos de aquella década, no se si prodigiosa, fue casi una experiencia religiosa que diría la canción. Treinta años no son nada. O lo son todo. Ahí estábamos aquel grupo de adolescentes en plena revolución hormonal que fuimos, con una pronunciada curva de la felicidad, ahorrando en peines y me huelo que si alguien hubiera abierto la veda de achaques y dolencias igual hubiéramos entrado en tromba deseosos de sacar la mejor nota en esa asignatura.
Un encuentro emotivo y breve.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal