viernes, 28 de agosto de 2009

Hotel Anibal




En los salones del hotel Anibal y en compañía de los comensales que nos tocaron en suerte en cada mesa charlamos y dimos cuenta de cuantas viandas nos pusieron a tiro, demostrando que la curva de la felicidad que lucíamos la mayoría estaba ganada a pulso y tras duro ejercicio mandibular.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal